En 1765, a petición del rey Carlos III se envían a Madrid copias en yeso de las antigüedades que habías sido encontradas en las excavaciones de Herculano, Pompeya y Estabias. La mayor parte de las esculturas proceden de la Villa de los Papiros y fueron traídas a Madrid personalmente por el director del Museo Herculanense, Camillo Paderni.

Las copias en yeso de estas antigüedades estuvieron colocadas en el Palacio de Buen Retiro hasta que en 1776 el rey las dona a la Academia de Bellas Artes con motivo de una visita que hizo al nuevo edificio de la Calle Alcalá recién adquirido.

Esta colección de vaciados es única en su género, porque en el momento en que se estaban elaborando los volúmenes de Le Antichità di Ercolano Esposte, el acceso a estos nuevos descubrimientos estaba muy restringido. Esta colección es única, por la fecha en que fue realizada y por ser piezas exclusivamente hechas para el rey Carlos III.

En la parte posterior tienen unos números puestos a tinta, que se corresponden con la relación hecha por Camillo Paderni. En la parte delantera, unos grandes números pintados en negro son del Inventario de las Alhajas, elaborado en la Academia entre 1804 y 1806

Vídeo 360º
Vídeo 360º
ver ahora >
Galería 3D
Galería 3D
ver ahora >
Galería
Galería
ver ahora >